Ofrecimiento de la gran Canasta

Unidos todos en el Corazón Inmaculado de María

 

Los primeros sábados de mes

los integrantes de los rosales todos unidos en oración 

renovamos el compromiso de seguir floreciendo 

y consagramos una gran canasta de rosas espirituales 

a la Santísima Virgen María. 

Esta ofrenda cada uno la puede hacer

solo o comunitariamente ante:

el Santísimo

el Sagrario

o una imagen de la Virgen

*

 “Todos ellos perseveraban en la oración,

con un mismo espíritu

en compañía de algunas mujeres,

de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.”

Hechos, 1 ,14 –