Rosario mensual delante del Santísimo

El Rosal Misionero se considera como un Santuario Espiritual.

En cuanto Santuario Espiritual quiere ofrecer –florecer- el Santo Rosario ante el Santísimo, porque el Rosal florece delante de la Eucaristía.

Por este motivo delante del Señor, en comunión espiritual, ofrece un Rosario mensual, los primeros sábados de mes –la gran canasta de rosas espirituales-.

¿Por qué motivos ofrecemos el Rosario mensual ante el Santísimo?

Para agradecer a la Virgen Inmaculada todas las gracias recibidas durante el mes; como Ella es la omnipotencia suplicante, Medianera de todas las gracias, delante del Santísimo en comunión espiritual con los Santos y Ángeles, le damos las gracias por todos los beneficios espirituales y materiales que nos obtuvo. Y mirando al cielo, a través de la contemplación, nos unimos a la acción de gracias que efectúan los Ángeles y los Santos a la Virgen delante del Señor.

 

Para pedir a la Inmaculada Virgen que nos alcance las gracias necesarias para nuestra santificación en el presente mes. Se lo suplicamos a Ella delante del Señor que está oculto en el Santísimo; y de la corte celestial testigos de nuestro agradecimiento.

 

Para pedir perdón por los pecados e infidelidades cometidos; como el templo de nuestro corazón se profana por el pecado, el Rosal Misionero, como Santuario Espiritual que es, de manera comunitaria quiere y debe purificarse de las manchas del pecado mediante el sacramento de la confesión. Delante del Señor y de toda la corte celestial, de manera individual y comunitariamente nos humillamos y alabamos la divina misericordia de Dios. Así nuestro corazón expía, se purifica, se renueva y santifica. En la práctica pastoral se propone efectuar, mes a mes la confesión el mismo sábado o la semana anterior o posterior.

 

-Para adorar a Jesucristo, oculto en la Sagrada Eucaristía, presente en el gran Santuario de nuestra Santa Iglesia: el Rosal quiere delante del Señor pedir la gracia de llegar a adorarle de manera perpetua; el fruto a conseguir es el aumento de horas de adoración en el templo; con la finalidad de llegar a tener una capilla de adoración perpetua.

 

Para honrar las doce estrellas de la Santísima Virgen, que simbolizan las doce tribus de Israel y a los doce Apóstoles. En la Iglesia honramos a los justos del Antiguo y del Nuevo Testamento mediante el Corazón Inmaculado de María.

 

-Para que nos alcance la gracia de ser grandes santos, contemplativos, misioneros, predicadores y apóstoles de Jesucristo.

 

Modo práctico de ofrecer el Rosario mensual ante el Santísimo

– Mirar el punto segundo en el enlace

Estilo y mística del Rosario el Primer Sábado de mes